Hablando de la obsesión por el consumo en la sociedad Occidental no descubrimos ni el Mediterráneo, ni América. A estas alturas, todos somos más o menos conscientes de que la sociedad nos inyecta unas ansias irreprimibles por conseguir cosas que creemos que nos van a satisfacer, pero que en realidad nos hacen sentir más vacíos.
Una de las corrientes que ha surgido como contrapartida a este apego a la “compra” es el minimalismo, que aboga por un estilo de vida en el que “menos es más”. ¿Hablamos de austeridad? ¿Hablamos de renuncia? No: hablamos de la eficiencia de contar con lo preciso. De la mejora vital y emocional que experimentaremos al liberarnos de una de las conductas adictivas más extendidas en nuestra sociedad.

 

Si no eres ducho en la materia pero te pica la curiosidad según nos lees, te recomendamos el documental “Minimalism, a documentary about the important things” (Minimalismo, un documental sobre las cosas que importan). A los minimalistas consagrados este documental posiblemente no les aporte demasiado, pero sí resulta una apuesta interesante a la hora de acercar esta corriente al público medio, al hacer que resulte un planteamiento vital no sólo perfectamente viable, sino comprensible e incluso apetecible. El documental, tanto en su narrativa visual como en su contenido, está en total consonancia con la alternativa que plantea a nuestra adicción por el exceso.
Cuando no quieres consumir, pero no puedes parar

Cada año, al contemplar las habituales imágenes de personas corriendo tras el pistoletazo de salida de de las rebajas en grandes centros comerciales, más de uno sentimos esa mezcla entre el hastío y la incomprensión, que también nos anima a correr… ¡pero en dirección opuesta! No obstante, y ya pasada esa primera nefasta impresión, solemos olvidarnos. Y desprovistos de conciencia, consciencia y/o de la voluntad necesaria, volvemos a nuestra dinámica de excesos. Porque, si bien no todos somos desesperados buscadores de gangas como esos “maniacos” que muestran las noticias, la mayoría de nosotros sí acumulamos utensilios, prendas o dispositivos que utilizamos, en el mejor de los casos, sólo ocasionalmente.

 

¿Por qué nos cuesta tanto deshacernos de las cosas? Si nos paramos a pensarlo, es fácil darse cuenta de que el apego a lo material, aunque genera placer inmediato, provoca una profunda insatisfacción a la larga. Una sensación que decidimos contrarrestar con más cosas materiales, creando así un círculo vicioso del que resulta difícil salir. Es esa energía que aparentemente activa nuestro estado de urgencia, lo que termina bloqueando nuestra capacidad para avanzar y desarrollarnos de una forma eficaz. ¿Pero, por qué nos ocurre? ¿Es quizá porque nos dejamos seducir con facilidad? En el celebrado ensayo “La era del vacío”, Gilles Lipovetsky planteaba hace ya décadas como el principio de seducción sustituía al de convicción. ¿Podemos entonces contrarrestar la fuerza atrayente del consumo reforzando y renovando nuestras convicciones? Es un camino. Aunque también podemos empezar tomando decisiones y modificando nuestra conducta.

 

¿Cómo hacer la vida mejor con menos?

Para hacer cambios, es necesario tomar decisiones. Decisiones, que aunque puedan parecernos drásticas, en la práctica resultan asumibles. O así nos lo quiere mostrar “Minimalism, a documentary about the important things” a través de ejemplos reales. Para ello, los autores se adentran en las vidas cotidianos de minimalistas de todo tipo (familias, emprendedores, arquitectos, artistas, periodistas, científicos e incluso un antiguo bróker de Wall Street).

 

Los responsables de este proyecto son Joshua Fields Millburn & Ryan Nicodemus The Minimalists, dos abanderados del movimiento minimalista conocidos por divulgar las bondades del minimalismo de forma incansable a través de sus redes sociales, webs, podcats y apariciones en medios de comunicación. Además, viajan impartiendo workshops y charlas sobre lo que consideran una corriente que dota nuestra vida de significado. ¿Su objetivo? Hacer que todo nuestro universo deje de girar en torno al consumo. El tándem ha aparecido en medios de la talla de New York Times, Wall Street Journal, Boston Globe, Forbes o Time. Y es que su propuesta no dejan indiferente.

 

Lo cierto es que ante tal interés por parte de los medios masivos cabe preguntarse si esta corriente no terminará desembocando en un objeto de deseo más al que correr desaforadamente. No… no parece posible, pero si sucede, quizá por fin se trate de nuestra última carrera.

 

Aquí os dejamos el trailer del documental y en su canal de You Tubepuedes escuchar postcads, ver sus Ted Talks o seguir el Less Is Now 2017 Tour.

 

Menos es ahora.