Google ha querido descubrir cual es el secreto para construir un equipo más productivo.

El gigante tecnológico contrató un equipo para averiguarlo. El proyecto, conocido como el Proyecto Aristóteles, duró varios años e incluyó entrevistas con cientos de empleados y análisis de datos sobre las personas que integran los más de 100 equipos activos en la empresa. Los Googlers trabajaron en encontrar una fórmula mágica -la combinación perfecta de individuos necesarios para formar un equipo estelar- pero no era tan simple. “Estábamos equivocados”, dijo la compañía.

El enfoque basado en datos de Google terminó destacando algo que los líderes en el mundo de los negocios ya conocían desde hace tiempo. Los mejores equipos son aquellos que respetan las emociones del otro y son conscientes de que todos los miembros deben contribuir a la conversación por igual. Tiene menos que ver con quién está en un equipo, y más con cómo los miembros de un equipo interactúan entre sí.

Los hallazgos se reflejan en el influyente libro de 1989 de Stephen Covey “Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas”: Los miembros de los equipos productivos se esfuerzan por entenderse mutuamente, encuentran una forma de relacionarse entre sí y luego intentan hacerse entender.

Matt Sakaguchi, gerente de nivel medio de Google, estaba dispuesto a poner en práctica los hallazgos del Proyecto Aristóteles. Le dijo a Charles Duhigg de The New York Times cómo llevó a su equipo fuera de la oficina para abrirse sobre su diagnóstico de cáncer. Sus colegas fueron inicialmente silenciosos, pero luego comenzaron a compartir sus propias historias personales.
En el corazón de la estrategia de Sakaguchi y de las conclusiones de Google, está el concepto de “seguridad psicológica”, un modelo de trabajo en equipo en el que los miembros comparten la creencia de que es seguro asumir riesgos y compartir una gama de ideas sin el temor de ser humillados . Como explica Google: ¿Se sintió como si pudiera preguntar cuál era el objetivo sin el riesgo de sonar como si fuera el único que no tenía esa información? ¿O optó por continuar sin aclarar nada, a fin de evitar ser percibido como alguien que no está al tanto?

La profesora de Harvard Business School, Amy Edmondson, exploró el concepto de un estudio de 1999, que concluyó que la “seguridad psicológica” impulsó el desempeño en equipos. Google ahora describe la seguridad psicológica como el factor más importante para la construcción de un equipo exitoso.

En resumen, sé agradable.

Vía QUARTZ